MENÚ
20 Julio 2016

LA IMPRESORA COMO INVERSIÓN, NUNCA COMO GASTO


En nuestra empresa debemos aprender a considerar la impresora como inversión, como una herramienta más de trabajo que nos ayuda a cumplir nuestros objetivos y de la que dependen una parte de los costes que soportamos mensualmente.

Esto supone obviamente que como toda inversión tiene un riesgo, y es que si no cuidamos al milímetro la renovación de nuestras impresoras nos estaremos exponiendo a posibles ineficiencias que pueden acabar derivando en una mala inversión con todas las letras, y con todo lo que ello supone.

Antes de realizar la inversión y renovar el entorno de impresión de nuestra empresa debemos conocer previamente estos puntos básicos:

1.Cantidad de impresiones mensuales que necesitamos cubrir al mes.
2.Tipo de impresión que realizamos, teniendo en cuenta formatos, color y otras particularidades.
3.Número de trabajadores que utilizarán la impresora.
4.Integración en la empresa, es decir, cómo vamos a implementar las nuevas impresoras, si por cable o de forma inalámbrica, por ejemplo.
5.Necesidad de funciones avanzadas, lo que incluye desde capacidad multifunción hasta impresión móvil.
6.Funciones de gestión y seguridad que vamos a necesitar.

Tenemos claras las consideraciones más importantes que debemos tener en cuenta y valorar antes de lanzarnos a elegir, pero  queremos compartir una serie de claves que añaden matices importantes a lo anterior, y que por tanto le ayudarán a pulir al máximo la elección.

Guíese siempre por el número de impresiones óptimas, no por los máximos teóricos de cada impresora a la hora de relacionar su capacidad con tus necesidades mensuales.
Valora también cómo se imprime en los departamentos donde irá cada nueva impresora, es decir, si se hace de forma continua y en tiradas largas o de forma discontinua. 
Tenga en cuenta que siempre es mejor comprar una impresora que supere un poco nuestras necesidades actuales, ya que tendrá una vida útil más larga y podremos amortizarla durante más tiempo. Lo mismo ocurre si dudamos entre elegir multifunción o no, es mejor tener una multifunción aunque vayamos a utilizar esa característica ahora sino dentro de unos meses.

Si cumplimos todos estos puntos acertaremos en nuestra renovación de impresoras y haremos una buena inversión, lo que supondrá que podremos sacar adelante de forma óptima todo nuestro trabajo, y que además podremos hacerlo en tiempo, con la calidad que necesitamos, disfrutando del menor coste posible y además dispondremos de todo lo que podamos llegar a necesitar.

Esa impresora será una buena inversión que se amortizará sola y con gran rapidez.

Artículo Isidro Ros/Mycomputerpro.com