MENÚ
04 Septiembre 2017

SAN CRISTÓBAL, EL NUEVO BARQUILLO DE VELA LATINA DEL GRUPO CRI, YA TIENE FECHA DE BOTADURA


El Grupo CRI incorporará un nuevo barquillo a su flota a finales de este año y con él serán 5 las embarcaciones del grupo de empresas. 
 

“Hasta ahora, toda las embarcaciones que hemos adquirido desde el 2013 en CRI se han hecho con el firme propósito de mantener la tradición de esta modalidad de vela latina en Gran Canaria”, apunta Germán De La Guardia, gerente del grupo empresarial.

Para la construcción del barquillo San Cristóbal, nombre puesto en honor al barrio marinero, el grupo empresarial CRI contará con el carpintero Feliciano José Santana Ramos, más conocido en el barrio marinero como Nano, el único carpintero de ribera que construye embarcaciones en la isla y que seguirá la misma línea de diseño que los barquillos de Lanzarote de 5 metros pero incorporando ligeras modificaciones, que esperan mejorar la velocidad del barquillo.

El diseño de la embarcación es obra del ingeniero técnico naval Daniel Rodríguez Zaragoza que está buscando la madera adecuada para que el barquillo tenga el peso mínimo. Paralelamente se están sacando las plantillas a escala real para comenzar la construcción. Daniel ha realizado el diseño tratando de no desvirtuar el boceto tradicional de los barquillos de Lanzarote. “Nuestro objetivo es construir el casco más veloz de la flota de barquillos. Actualmente los mejores cascos son los del Gran Vito y el CRI”, señala.

El barquillo está en fase de gestación y antes de su botadura prevista para diciembre de 2017, tiene algunos patrones interesados en llevar su proa a buen puerto como Zebesui Perdomo.

Actualmente son 6 los barquillos que navegan en nuestra isla: Real Club Victoria- Yacovi, Gran Canaria, CRI Ricoh, Digitalium, Sofcan- Canarias Ambiental y Minervita- Digitalium. Los últimos cuatro cascos forman parte del Club Deportivo Janey, club de la entidad empresarial.

El proyecto del Grupo CRI nace con el firme propósito de crear cantera en la Vela Latina Canaria. La idea es que los nuevos tripulantes comiencen navegando en los barquillos y luego pasen a la categoría superior, a los botes.

“No creo que haya una justificación más bonita que seguir la tradición, apoyando a los botes. Que los jóvenes que van saliendo se fogueteen primero en los barquillos”, apunta Germán de la Guardia.

Con este proyecto, el Grupo CRI busca fomentar valores deportivos entre los jóvenes canarios como la competitividad o el liderazgo, ya que cada patrón organiza a sus tripulantes y se hace cargo de la gestión de las necesidades de su embarcación.

El gerente del Grupo empresarial y armador de la flota de barquillos, nació en el barrio marinero de San Cristóbal, al que quiere modestamente homenajear haciendo allí un barquillo para que lo naveguen los chicos del barrio, hijos y nietos de pescadores. Llegó a navegar en El Arenales, en El Gran Canaria y en el Unión San Cristóbal. Por todo ello su último paso para cerrar el círculo de su proyecto es construir una embarcación. “Todas nuestros cascos fueron comprados por nuestro grupo empresarial. Ahora quiero llegar más allá. Con la construcción, sabremos cuánto cuesta hacer un barquillo de cero, casco, velas, pertrechos, todo….y podremos animar a otros patrocinadores a embarcarse en la aventura del patrocinio, como lo han hecho este año Canarias Ambiental o Avant Rent a Car con nuestro barquillo Sofcan, a través de la excelente gestión de Juanjo Díaz.”