MENÚ
Viviendas Sánchez Peña
15 Abril 2019

“GRACIAS A LA RICOH THETA, HE VENDIDO UNA VIVIENDA SIN NECESIDAD DE VISITARLA”


En el Grupo CRI tenemos muy claro que todo sector al que se le pueda agregar una base tecnológica, tendrá perspectivas de crecimiento. En el caso de las inmobiliarias no es la excepción. Incorporar técnicas que mejoren el acceso a las propiedades en alquiler o venta desde dispositivos portátiles o, aún mejor, móviles, es la mejor forma de captar clientes.

Así lo ha sabido ver Alberto Sánchez Peña, gerente de la inmobiliaria Sánchez Peña, que desde hace cuatro años confía en el Grupo CRI, como distribuidor de equipos de oficina. “Los equipos de impresión Ricoh que tenemos en la oficina así como el monitor interactivo Clevertouch vinieron de la mano del Grupo CRI y mi grado de satisfacción es total”. Alberto tiene muy claro que para él la atención personal está por encima del precio a la hora de contratar cualquier servicio. “El tiempo es dinero y si no tienes una atención personalizada tiendes a perder mucho tiempo y por ende, mucho dinero. Al final lo que te ahorras por un lado, lo pierdes por otro. Lo que he conseguido con el Grupo CRI es tener en mi oficina tecnología líder con el mejor servicio”.

Alberto ha querido apostar también por fotografías y vídeos en 360º para dar un valor añadido a su empresa. “Buscábamos diferenciarnos de nuestra competencia y por eso adquirimos la cámara de fotos Ricoh Theta”.

De esta manera la inmobiliaria Sánchez Peña presenta propiedades mediante tour virtuales, algo que consigue gracias a la cámara Ricoh Theta. Un método sencillo que sirve no solo para atraer, sino convencer a quienes buscan y quieren encontrar la vivienda ideal.

A día de hoy, el método más común por el que un cliente se decide a visitar una vivienda es, más que por la descripción (a la que prestará la atención suficiente para conocer el tamaño, número de estancias, coste y situación), por las imágenes que se le muestra de la propiedad. El problema surge cuando las imágenes son escasas o el interesado no las considera lo suficientemente realistas como para poder imaginarse dentro de la propiedad, solicitando más información al agente inmobiliario o concretando visitas al piso sin saber si realmente será de su interés o no.

Esto tiene solución mediante los tours virtuales por la propiedad, posibles gracias a la captura de imágenes de ésta con cámaras 360.Esta técnica no hace más que plasmar todas las perspectivas que se puede tener de una estancia, que posteriormente se montan en una galería y se presentan de manera que, con el cursor del ratón si lo visualizamos en un portátil u ordenador de sobremesa, o con el dedo si lo hacemos desde un móvil, podemos trasladarnos por toda la propiedad en el orden secuencial que deseemos y parándonos en cada detalle que nos llame la atención.

De esta forma, en tan solo dos o tres minutos, podemos recorrer toda la vivienda y tener la información y la perspectiva sobre su estado exacta tal como si la hubiésemos visitado. Algo que podemos hacer desde casa, camino al trabajo en el metro o en la misma agencia inmobiliaria para asegurar al cliente que está ante la propiedad que desea.

He llegado a vender una vivienda sin necesidad de visitarla.  Con las imágenes de la propiedad que le ofrecía en 360º firmamos el contrato de arras. A fin de cuentas con estas imágenes es como si estuvieras en la vivienda sin visitarla.”, recalca Alberto.

Sin duda los tours virtuales cumplen la función de una visita a la propiedad con total realismo, lo cual evita citas improductivas, dudas por resolver y, en definitiva un gasto de tiempo (y con ello dinero) innecesario.